PARA SER BELLAS, NO SIEMPRE HAY QUE VER ESTRELLAS

Son exitosas, profesionales y reconocidas en el medio televisivo. A pesar de que María José Prieto y Claudia Miranda realizan disciplinas distintas, ambas hacen lo que verdaderamente les gusta y así encuentran la manera de llevar una vida sana.

María José Prieto

“El yoga es adictivo”

Cuerpo sano, mente sana. Probablemente esa es la filosofía de vida de María José Prieto, actriz y protagonista de la teleserie de Chilevisión, “Mala Conducta”. Actualmente realiza Yoga al menos tres veces a la semana y se preocupa de cada detalle de su cuerpo.

Hace ocho años fue por primera vez a una clase de yoga y de inmediato sintió sus efectos tanto en la mente como en el cuerpo. Siempre había realizado ejercicios con una fuerte carga física, como subir cerros y andar en bicicleta. Quizás por eso tenía ciertos prejuicios frente al yoga, que lo consideraba una disciplina demasiado tranquila para ella. Pero a pesar de todo y con el incentivo de Cristián Campos, su pareja en aquel entonces, decidió probar.

Desde su primera clase sintió que había algo especial. “Ahí me di cuenta que había algo porque uno llega a la clase de una forma y sale de otra. Entonces noté que algo me estaba perdiendo”, agrega la actriz. Sin embargo, asegura que eso depende mucho del instructor, el cual debe hacer sentir cosas y notar cambios. Por ello, Olga Madariaga, su primera profesora, ha sido su verdadera maestra.

Al principio, “la Jose” tomó el yoga como deporte. No fue su teoría, su historia o el budismo lo que la hizo avocarse a esta técnica, sino que fue al revés. Por eso describe el esta disciplina como un viaje que va desde dentro hacia afuera.

Tres años después de su inicio en esta práctica oriental, decidió convertirse en instructora. No lo tenía planeado, si no que las cosas se fueron dando de a poco. “Primero la Olguita me pidió que la reemplazara en algunas clases, pero yo no me atrevía. Después, para prepararme comencé a estudiar sobre la teoría del yoga y anatomía. Así empecé a meterme en el tema hasta que llegó a Chile Paula Tortolano, una maestra de la India radicada en Estados Unidos que hacía cursos para sacar la certificación. Ahí me tiré a la piscina y la saqué”. Así fue como, poco a poco, comenzó a dar clases en el centro de yoga Mukti.

No es fácil complementar su profesión de actriz con esta disciplina, pero asegura que ella siempre prioriza el yoga y que en sus contratos exige terminar a cierta hora para llegar a tiempo a sus clases.

Pero éste no es el único cuidado de María José. Trata de ir al menos una vez a la semana al gimnasio Balthus donde realiza algún ejercicio aeróbico y siempre que puede sale a andar en bicicleta.

Además cuida su alimentación. No porque pueda engordar, sino que al contrario. Con el trabajo en la televisión tiende a bajar mucho de peso, por ello debe comer alimentos con muchos nutrientes y tomar multivitamínicos y suplementos alimenticios para mantener su cuerpo sano.

De su pelo y su piel se preocupa mucho. Se saca el maquillaje cada vez que termina de grabar y todas las noches se hace una limpieza completa de su cara con tónicos y cremas especiales. Además va todos los meses a Med Estetic donde se realiza hidrataciones y nutriciones en el rostro para que éste no se reseque.

Con respecto a su pelo, intenta hacerse masajes capilares una vez al mes y está constantemente cortándose las puntas. También se hace masajes corporales de relajación y linfáticos, porque tiene muy mala circulación.

Confiesa ser una mujer vanidosa, pero esto no lo hace por lo que opine la gente, sino porque le gusta mantenerse sana. “El cuerpo es mi instrumento de trabajo, tanto para la televisión como para el yoga, entonces es mi obligación estar bien”.

Claudia Miranda

“EL BAILE ME HA DADO TODO”

Aún no salía del colegio y Claudia Miranda, bailarina, coreógrafa y jurado del “El Baile en TVN”, ya estaba en televisión. Hoy tiene seis meses de embarazo y, aunque no puede hacer mucho ejercicio, intenta mantenerse lo más sana posible.

Colegios y centros comerciales fueron los primeros escenarios donde la coreógrafa demostró sus pasos de baile. Junto al ballet de su barrio, al cual se integró el año ´82, descubrió los distintos tipos de danza.

Sin embargo, sus inicios como bailarina no fueron planeados. “Para un aniversario de mi colegio, cuando tenía 13 años, fue un grupo a bailar. Yo quedé alucinando, me encantaron. En el mismo show, yo hice un solo de gimnasia rítmica. El director del ballet se me acercó y me ofreció audicionar para su grupo. Yo acepté y quedé”, cuenta.

Un año más tarde, comenzaron sus apariciones en televisión, cuando su profesor la inscribió junto a su grupo en una prueba para Canal 13. Ahí descubrió que el baile era su pasión y que quería hacerlo toda su vida.

El año 1984 comenzó a tomar clases de baile y a perfeccionarse, pero fue sólo cuando salió de la enseñanza media que empezó a dedicarse 100% a esta disciplina. “Nosotros siempre teníamos profesores particulares en cuanto al ballet del canal. Pero a la par, practicaba y estudiaba con distintos profesores y academias. Una de ellas fue la de Ximena Pino, que fue en la que más tiempo estuve”, señala la bailarina.

Desde entonces, no ha dejado de bailar. Ha pasado por el Canal 13 y TVN y tiene tres Festivales de Viña en el cuerpo. Asegura que le gusta todo tipo de bailes; lo moderno, lo clásico, los musicales e incluso el reggaeton, pero que no tiene ninguno preferido.

“Para mi el baile es una parte muy importante de mi vida. Me ha dado todo: felicidad, gusto, trabajo… Incluso conocí a mi marido gracias al baile. Es mi vida, porque me gusta mucho. Creo que me he encaminado en una buena dirección porque bailar es sano, deportivo y me hace mantenerme bien. Somos pocos los favorecidos que trabajamos en lo que nos gusta”, agrega.

A pesar de ser una mujer activa, Claudia comenzó a cuidarse cuando tenía aproximadamente 27 años. “Yo era la típica desordenada que se duchaba y quedaba lista. Pero un poco antes de los 30, empecé con las cremas para la cara, el cuerpo y el pelo. Cuando nació mi primer hijo, el año 2001, me tuve que cuidar en cuanto a la dieta y aprendí a hacer régimen, porque nunca lo había hecho. En esa etapa subí mucho de peso y tuve que bajarlos obligada porque sino no trabajaba. Ahí aprendí a conocerme más, a comer sano y hacer ejercicio”.

Le fascina hacer cualquier actividad al aire libre: andar en bicicleta, caminar e incluso ir de camping. Además intenta comer sano y tomar mucha agua. Pero su mayor cuidado es tratar de ser feliz. “Creo que eso lo más importante para la vida y para estar bien”.

Ahora que está embarazada, trata de cuidarse un poco más comiendo sano y yendo al gimnasio, donde hace elíptica y ejercicios para los brazos. “La verdad es que de repente me pongo a bailar, pero con cuidado. Además me echo cremas especiales, pero yo creo que lo más importante para la piel es que esté muy hidratada”.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: