KILOS QUE MATAN

Siglos atrás, la gordura era sinónimo de buena salud. Hoy las cosas han cambiado y se sabe que la obesidad es una de las principales causantes de la muerte prematura.

En Chile, un 30% de la población es obesa, cifra bastante similar a Estados Unidos. Es más, en el país norteamericano, por primera vez en los últimos 200 años, bajó la expectativa de vida. Esto se debe principalmente a la obesidad y a las enfermedades directamente asociadas a ella.

Las cifras son preocupantes, especialmente si se considera la calidad de vida que tiene la gran mayoría de los chilenos. Según el doctor Camilo Boza, Cirujano Digestivo de la Universidad Católica y Coordinador del Centro de Obesidad UC, ésta es una de las principales causas de la obesidad: los malos hábitos en la vida moderna

OBESIDAD: SÍNTOMA DE UN MAL VIVIR

El sedentarismo, la mala alimentación y la genética, son los principales factores de la obesidad. Sin embargo, todos ellos se atribuyen a la conducta de los seres humanos con respecto a su ambiente. “La historia ha demostrado que hace 100 años atrás no había tantos obesos como hoy y la genética de la gente es la misma. Por lo tanto lo que realmente ha cambiado en los últimos 50 años es el ambiente y el comportamiento que se tiene frente a él, lo que favorece a la obesidad”, hace ver el especialista.

Entonces, frente a la pregunta ¿cómo prevenir la obesidad?, la respuesta más lógica sería: tratando de controlar todos esos factores que cambiaron durante las últimas décadas. Según el Dr. Boza, se debe volver a un comportamiento con más actividad física y con un consumo mayor de alimentos “sanos” con menos calorías y más fibras.

Asimismo, hoy en día existe menos tiempo para dedicarlo a uno mismo y más situaciones de estrés. Por ello se debe hacer un cambio radical y agregar una rutina física como parte fundamental de la agenda semanal.

La genética también es un factor muy importante. Una persona con herencia de obesidad tiene una importante predisposición a desarrollar ésta y otras enfermedades. Por ello, esa persona debe rodearse de un ambiente saludable, de ejercicio y buena alimentación.

EL CAMINO AL PABELLÓN

Obesa es considerada una persona que tiene un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 30. Sobre 35 es obesidad severa y sobre 40 es obesidad mórbida. Éste último grupo es el más complicado y el que más se beneficia con la cirugía.

Según el Dr. Boza, una persona con obesidad mórbida o con obesidad severa asociada a enfermedades como la diabetes y la presión alta, tiene una alteración importante en su calidad y expectativa de vida. Su organismo está acostumbrado a consumir una gran cantidad de comida y a no realizar ejercicio físico. Por lo tanto, aunque esa persona tenga un importante cambio de conducta, es difícil que baje mucho de peso sin la ayuda de una operación. De hecho, tiene un porcentaje de fracaso de aproximadamente 90%. Por ello se les recomienda que se sometan a algún procedimiento quirúrgico como el by pass gástrico y la gastrectomía en manga.

Sin embargo, para los cirujanos, la operación es considerada más un instrumento que un fin. “Cuando le hacemos una cirugía a un obeso mórbido, le pedimos que antes baje un poco de peso para que empiece a adaptar su cabeza a cómo será su nueva vida. Una vez que ya están en un programa médico, han logrado bajar de peso, han comenzado una rutina de ejercicio físico y de buena alimentación y tienen apoyo psicológico, ahí lo operamos. No porque no se pueda sin esa ayuda, sino porque deben tener una cambio conductual. Esto ha hecho que los resultados sean súper buenos”, explica.

CENTRO DE OBESIDAD UC

Como un apoyo integral a todos los pacientes con esta enfermedad, se creó, el año 2003, el Centro de Obesidad de la Universidad Católica (CTO-UC). Esta idea surgió como respuesta a una demanda cada vez más importante de tratamientos de la obesidad.

“Nos dimos cuenta que la cirugía, que en ese momento la gran respuesta a los problemas de obesidad, era sólo una parte y que faltaba todo un complemento que apoyara tanto a quienes se operaban como aquellos que no se querían operar”, hace ver el especialista. Por ello crearon este centro que, con la ayuda de nutriólogos, nutricionistas, sicólogos, siquiatras, preparadores físicos, enfermeras y cirujanos digestivos, se preocupan de brindar una atención personalizada de acuerdo a las características y requerimientos de cada paciente.

Su principal misión es promover el compromiso y responsabilidad del paciente frente a su salud, convirtiéndose éste en el principal gestor de su propia mejoría al comprender las causas de su enfermedad y, sobre todo, los caminos que lo ayudaran a superarla.

Actualmente, realizan alrededor de 500 procedimientos al año y se encuentran entre los diez mejores centros del mundo especializados en la obesidad. Además, en las cirugías tienen cada vez mejores resultados, “probablemente no porque operemos mejor sino porque se ha mejorado el apoyo integral a los pacientes, entonces la cirugía se potencia con todos los otros aspectos”, agrega.

Sólo CUESTION DE PESO

Todo comenzó cuando la productora del espacio televisivo le presentó a la Facultad de Medicina de la UC, la idea de crear un programa de concurso donde el tema principal fuera la pérdida de peso en pacientes obesos. El decano contactó al Centro de Obesidad para que se hicieran cargo del proyecto y, aunque en un principio dudaron, comprendieron que si querían que la obesidad se tomara con la seriedad necesaria, debían hacerlo ellos mismos.

Así comenzó este proyecto, aunque no sin antes tomar las medidas necesarias para que se cuidara y respetara la integridad de los participantes. “Finalmente el resultado fue muy positivo porque hubo una gran recepción de la gente y el programa pasó un poco de ser de concurso a ser de servicio”, señala el Dr. Boza, quien además es panelista de “Cuestión de Peso”.

No sólo los concursantes lograron bajar de peso, si no que también los televidentes, que siguieron los consejos que el programa les entregaba constantemente. “Yo creo que influimos mucho en la sociedad y, tanto ellos como nosotros, aprendimos mucho ya que una serie de mitos de la comida se fueron ordenando y logramos comprender cómo funciona la mente humana frente a las conductas actuales”, destaca.

Dentro de “Cuestión de Peso” lograron ver experiencias verdaderamente extremas. Hubo casos en que los participantes llegaron a bajar incluso 60 kilos sin someterse a una operación. “A ellos le cambió la vida, porque es como volver a nacer. Eso es muy gratificante como médico”, añade.

ENFERMEDADES ASOCIADAS A LA OBESIDAD

La obesidad es actualmente la epidemia mundial; es la enfermedad que más está matando gente en el mundo. Y no sólo por la acumulación de grasa en el cuerpo, si no que también por las enfermedades acarrea. Las más importantes son:

  • La diabetes.
  • La hipertensión arterial.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Coronariopatías e infarto de miocardio.
  • Hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia.
  • Cálculos biliares o piedras de la vesícula biliar.
  • Insuficiencia respiratoria y problemas pulmonares.
  • Alteraciones hormonales y de la menstruación.
  • Cáncer, especialmente el de mamas, útero y colon.
  • Alteraciones dérmicas e infecciones fúngicas de la piel.
  • Problemas óseos y articulares.
  • Apneas del sueño.
  • Problemas psicosociales como la depresión y las crisis de pánico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: