MUJERES TOMAN EL TIMÓN

La mujer cada día está más presente en el mundo laboral. Poco a poco ha logrado insertarse y ser factor fundamental en el sector empresarial. Aún queda mucho para lograr los niveles de países desarrollados e igualar su participación con los hombres, pero sin duda Chile está bien encaminado.

En los últimos 20 años, la participación de la mujer en el mercado laboral ha crecido en casi 10 puntos porcentuales. Según el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), los últimos índices de 2008 llegaron a un 37%. Sin duda, aún queda mucho camino por recorrer, pero al menos ha habido un constante crecimiento a lo largo del tiempo.

Sobre esto trató principalmente el seminario de Icare, Mujeres al Timón, realizado el pasado jueves 26 de junio en Casapiedra. Esta reunión tuvo por objeto discutir sobre el rol de la mujer en los distintos cargos de relevancia en el interior de las organizaciones.

Para esto, contó con la presencia de destacados panelistas que analizaron en profundidad el nuevo rol de la mujer profesional: sus logros, desafíos y metas. Entre ellos se encontraban Beth Brooke, Vicepresidente de Estrategia, Comunicaciones y Asuntos Regulatorios de Ernst & Young; Lucy Krell, socia de la consultora en selección de ejecutivos Heidrick & Struggles; Anita Holuigue, fundadora de la radio Duna y directora de distintas empresas; Ignacio Fernández, Director del Magíster en Psicología de las Organizaciones en la Universidad Adolfo Ibáñez; Carolina Altschwager, psicóloga y Directora de Planificación de Prolam Young & Rubicam; y Cristina Bitar, Directora Ejecutiva de Hill & Knowlton Captiva.

la situación actual de las mujeres

Las cifras aún son bajas para las mujeres. A pesar de que, poco a poco, se están abriendo camino en el mundo laboral, aún existe una gran desigualdad con respecto al género masculino.

Según estudios de la consultora en selección de ejecutivos Heidrick & Struggles, entre el 2002 al 2008, surgieron aproximadamente 400 posiciones ejecutivas de cargos gerenciales de primera línea. En ellos, existió un 13% de contratación de mujeres versus un 87% de hombres. Pero según Lucy Krell, este panorama no se da sólo en Chile. En los últimos seis años, el porcentaje de contratación de mujeres en Latinoamérica fue de un 18% y a nivel global de 17% en el mismo periodo.

Sin embargo, asegura que ha habido una evolución en nuestro país. Durante el año 2001, el porcentaje de contratación fue de un 7%, a diferencia de un 17% en el año 2007.

El 100% de las mujeres contratadas en importantes cargos ejecutivos habla inglés. El 80% de ellas lo habla de una manera fluida y sólo el 20% tiene un nivel intermedio. En términos de su profesión, un 52% eran ingenieros comerciales con mención en administración, un 24% psicólogas, un 10% periodistas, un 5% abogados, un 5% economistas y un 5% ingenieros civiles industriales.

Con respecto al perfil de las mujeres, la edad promedio con que alcanzan cargos gerenciales es de 44 años y el 81% de ellas tienen hijos. Con respecto a su estado civil, el 57% de aquellas mujeres estaban casadas y el 43% estaban separadas. Frente a esto se puede asumir que las mujeres que trabajan tienen un porcentaje de divorcio mayor a aquellas que no trabajan. Sin embargo las razones de esto no están claras. Existen tres escenarios distintos: la mujer que trabaja es independiente económicamente y puede separarse; aquella con un importante cargo dentro de una organización tiene mayor riesgo de resquebrar su situación de pareja y puede ser una causal de separación; o a la inversa, la mujer separada requiere trabajar para tener un sustento.

Asimismo, con el pasar de los años se han vivido importantes cambios en las chilenas. “Las mujeres ejecutivas jóvenes vienen con un chip distinto. Están más determinadas en balancear sus vidas personales con su desarrollo profesional”, señala Lucy Krell. Es por ello que muchas han decidido tener menos hijos y a una edad mayor y consolidarse en el trabajo antes de casarse. Además el número de mujeres que egresan de la universidad es mucho mayor que hace 20 años atrás, por lo tanto existe una mayor fuerza laboral femenina disponible para ocupar cargos importantes dentro de las empresas.

MUJERES A CARGO

Si es que se pregunta qué esperan las empresas de las mujeres, la respuesta es muy fácil: lo mismo que de los hombres. Las grandes compañías persiguen fines de lucro, buscan la maximización de sus valores en el tiempo y el retorno para sus accionistas y dueños.

La verdadera pregunta es ¿por qué el porcentaje de mujeres en altos cargos es tan significativamente menor al de los hombres?

Para responder esa pregunta, es necesario recordar que hace 20 años atrás el porcentaje de mujeres que ejercían su profesión era muy bajo, por lo tanto ha habido un gran cambio generacional. “El tema de la multiplicidad de roles de ser mamás, trabajar, preocuparse de la casa y los hijos, es un tema nuevo y no necesariamente fácil. Hay un grupo importante de mujeres profesionales, habilosas y competentes que terminaron sus estudios y se pusieron a trabajar, pero al cabo de algunos años tomaron decisiones que no necesariamente potenciaron sus carreras. Sin embargo hubo otro grupo de mujeres que persistió, que le tocó una especie de generación de avanzada y rompieron los estereotipos que se habían dado en sus casas. Tuvieron que multiplicarse en sus roles y seguir adelante”, señala Lucy Krell.

A las mujeres aún les falta la experiencia que tienen los hombres y que han adquirido en muchos años de trabajo. Pero según Beth Brooke, Vicepresidente de Estrategia, Comunicaciones y Asuntos Regulatorios de Ernst & Young, además existe un tema fundamental que hace que los hombres sean más poderosos en las empresas que las mujeres: el networking o redes de contactos. “Durante muchos años, los hombres han creado redes de contacto, en cambio las mujeres, por ser tan pocas, les ha costado más crearlas”.

LA IMPORTANCIA DEL NETWORKING

Aprender a desarrollar una red o un networking es un catalizador para el desarrollo profesional, personal y social. Son claves para crear una agenda, para canalizar recursos, para elaborar proyectos, para conseguir negocios, para realizar una empresa, para solucionar problemas. Pero también para la vida personal”, hace ver Cristina Bitar, directora ejecutiva de Hill & Knowlton Captiva.

Además agrega que es un instrumento fundamental y que hay que ser capaz de generar relaciones interpersonales. Para construirlas es necesario usar la fuerza de las relaciones personales y de vínculos con otras personas. Es importante identificar la fuerza del vínculo y el efecto que tiene en nuestra vida.

También señala que es importante reafirmar las relaciones en vías de desarrollo. “Las redes no se ganan, se construyen por medio de las interconexiones, relaciones e intercambios entre personas, recursos, tareas, relaciones y posiciones. Construir la red es un trabajo muy difícil que requiere esfuerzo de ambas partes. Para generarlas hay primero que servir para luego pedir. Hay que partir siendo generoso. Las redes se crean a través de la solidaridad y del servicio para entender al otro y aprender a escucharlo y a confiar”.

DARSE A CONOCER

Poco a poco la mujer se ha dado a conocer en el mercado laboral y en Estados Unidos han logrado importantes cifras en altos cargos de empresas. Es más, cuando Beth Brooke comenzó a trabajar en Ernst & Young hace 26 años atrás, habían muy pocas mujeres. Hoy constituyen más del 26% de la compañía. “Se ha descubierto que las empresas necesitan mujeres, pues se ha comprobado que, cuando ellas son líderes, la rentabilidad de la compañía es mayor y tienen mejores resultados”, agrega.

Según Anita Holuigue, directora ejecutiva del Grupo de Radios Dial y directora de varias compañías, la razón de esto se debe principalmente a que las mujeres aportan más diversidad en las opiniones. “Las decisiones colectivas son mejores y más creativas cuando están tomadas por gente con opiniones diversas y que discute libremente conclusiones independientes. Así sus decisiones serán más sabias. Las organizaciones necesitan diversidad en sus trabajadores para fomentar la creatividad. Si todos miran un problema con los mismos ojos, las soluciones serán mucho menos creativas que si ellas resultan de gente diversa, que mira los problemas desde ángulos no tradicionales y que discuten sus puntos de vista con libertad”.

Por lo tanto la integración de mujeres en importantes cargos de la empresa lleva, indiscutidamente, a que haya más diversidad, diferentes perspectivas y opiniones distintas.

Por otro lado, la psicóloga Carolina Altschwager destaca la importancia de la visibilidad. “Lo que no se ve, no se conoce. No hay que ser conocido por todo el mundo, pero en el ámbito en que yo me muevo es importante que las personas sepan quien soy y que puedo aportar. Es fundamental involucrarse, abrirse a los proyectos y darse a conocer. Pero hay que definir quién quiero que me conozca”.

Sin embargo, agrega que es indispensable mantener la esencia. “Hay que evolucionar pero manteniendo la consistencia. No significa sólo estudiar y perfeccionarse, tiene que ver con tomar decisiones críticas, explorar en nuevas áreas y tener un foco para lograr diferenciarse”.

SITUACIÓN EN CHILE

Chile es aún un país subdesarrollado y eso afecta directamente el desempeño en el trabajo de las mujeres. El hecho de que aún no exista una clara ley de flexibilidad laboral afecta de manera directa a las chilenas que quieren trabajar pero tienen hijos pequeños.

“El tema de la flexibilidad laboral tiene que ver con la confianza y es una negociación de uno a uno. En las empresas se cree que el empleado va a estar muy en ventaja por sobre el empleador y por ello muchas mujeres nos vemos perjudicadas por que no haya una adecuada ley de flexibilidad laboral hoy día en Chile”, añade Anita Holuigue.

¿QUÉ PASA CON LAS MUJERES?

Según una encuesta Women in U.S. Corporate Leadership realizada en Estados Unidos por la empresa Catalyst, los impedimentos para que las mujeres ocupen más cargos directivos son principalmente la falta de experiencia significativa en posiciones gerenciales o de primera línea. Pero también se debe a la exclusión de mujeres en redes informales de contacto, estereotipos y preconcepciones sobre el rol de la mujer y sus habilidades, falla de la gerencia superior en no asumir responsabilidad para el desarrollo de sus ejecutivas y el compromiso de las mujeres a responsabilidades familiares o personales.

En aquella misma encuesta, se le preguntó a mujeres que habían llegado a puestos gerenciales de primera línea, qué estrategias habían utilizado para llegar a su puesto. La gran mayoría respondió que lograron superar los resultados esperados y pudieron gerenciar equipos exitosamente. Pero que además desarrollaron un estilo ni muy femenino ni muy agresivo, en que los gerentes hombres se sintieron cómodos y fueron capaces de posicionarse como par con ellos. También lograron especializarse en un área específica dentro de la empresa y aceptaron posiciones difíciles y de alta visibilidad.

Sin embargo, la principal razón de por qué las mujeres frenan su desarrollo profesional se debe a que priorizan el labor de madres y no logran el equilibrio entre lo laboral y lo personal.

LAS CHILENAS EN EL MUNDO LABORAL

El año 2007, el Magíster de Psicología de las Organizaciones de la Universidad Adolfo Ibáñez, encabezado por Ignacio Fernández, realizó un estudio de mujeres en cargos estratégicos en las compañías. Luego de más de 300 entrevistas, se llegó a la conclusión que la mujer ha ido moviendo sus motivaciones en el mundo del trabajo. Los resultados son los siguientes:

¿Cuáles son las motivaciones de las mujeres para trabajar en cargos altos cargos de las empresas?

1- La pasión por lo que se hace.

2- La autorrealización personal.

3- La contribución social.

¿Qué es lo que menos motiva a las mujeres para trabajar?

1- El dinero.

2- Trabajar porque se debe.

3- Encontrar un equipo de trabajo.

¿Competencias determinantes para llegar a los puestos en que estaban?

1- Pro actividad (21%)

2- Orientación de los logros (14%)

3- Trabajo en equipo (10%)

4- Relaciones interpersonales (10%)

¿Qué importancia les daban ellas a los distintos ámbitos de la vida?

1- Los hijos (39%)

2- La pareja (18%)

3- Necesidades personales (13%)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: