PELIGROS AL OTRO LADO DE LA PANTALLA

Internet es, sin duda, una de las herramientas más útiles tanto para grandes como para chicos. Lamentablemente, dentro de la red existen muchos peligros para los más pequeños. Aunque existen programas especiales para protegerlos, los padres son los que deben hacer la mayor parte del trabajo.

Hoy, Internet está de moda. La gran mayoría de los niños y adolescentes tienen blogs, flickrs, chats, mails y facebooks. Es totalmente normal subir información, fotos y videos a la red y entregar sus datos personales a quienes se los soliciten. Incluso hacen amigos a través del cyber espacio. Aunque esto puede parecer inofensivo, muchos no saben los peligros que existen al otro lado de la pantalla.

Según el doctor Francisco Moraga, pediatra y miembro del directorio de la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe), asegura que muchas veces los niños son ingenuos frente a esta nueva amenaza y no ven los peligros existentes. Sin embargo, es de exclusiva responsabilidad de los padres que sus hijos realicen una navegación segura e informada.

En su artículo “Los niños e Internet. La visión pediátrica de la nueva “generación digital””, el Dr. Moraga hace ver que entre el año 1998 y 2004, ha habido un crecimiento de más del 1.400% en el uso de Internet por los niños, comparado con el 555% de la población total con acceso a Internet en el mundo desarrollado, lo que demuestra que la aceptación de este medio entre la población joven es espectacular.

Asimismo, el Índice de Generación Digital (IGD), elaborado por Adimark, el portal Educarchile y VTR banda ancha, reveló que un 49,5% de los escolares chilenos tiene acceso a Internet. De ellos, más de un 40% afirmó tener un nivel bueno o experto en su uso. Quienes menos saben de la red concentran sus actividades en la realización de tareas escolares, mientras que el grupo de mayor conocimiento dedica más tiempo a actividades adicionales, tales como manejo de multimedia, chat y juegos.

Los usos difieren por género, siendo más frecuente en las mujeres los usos escolares y de comunicación como chat, fotolog o flogs -álbumes fotográficos en línea-, y weblog o blogs -diarios de vida virtuales, y entre los hombres, los juegos.

Otro de los hallazgos interesantes fue la alta valoración que tiene Internet para realizar tareas y trabajos escolares, que llegó a un 90%, siendo incluso mayor en escolares (94,3%) que en los padres (85,7%). De acuerdo al estudio, sólo el 17,9% de los padres se siente capacitado en el uso Internet, en comparación con el 43,1% de los hijos.

De los niños que se conectan a Internet, un 96,8% dice navegar para buscar información para tareas o trabajos, un 73,7% lo utiliza para realizar una navegación general, un 63,5% lo utiliza para comunicarse, un 47, 8% para actividades multimedia como bajar música o videos y un 41,3% para jugar en línea. Sólo un 1,3% lo utiliza para comprar online.

LOS NIÑOS E INTERNET

Sin duda, esta herramienta multimedia ha tenido un impactante crecimiento y es la más valorada y utilizada en la actualidad, no sólo para la búsqueda de información, sino además para pasar el tiempo libre.

Sin embargo, el especialista hace ver que en Internet no hay ningún filtro. “Por mucho que se activen esos programas de control parental, hay niños que saben un poco más de computación y pueden llegar igualmente a cualquier tipo de información. Esos filtros ayudan, pero no son determinantes. Esta generación nació con el computador en la mano, por lo que saben mucho más que los adultos”.

Es importante tener especial cuidado con los preadolescentes, ya que en los niños preescolares, el uso de Internet es aún bastante limitado. “Del escolar para adelante, los niños tienen más habilidades motoras y una curiosidad bastante más amplia, lo que lógicamente implica un “rayado de cancha” por parte de los padres. Los papás tienen que estar metidos en el cuento, estar junto a sus hijos e imponer reglas claras con respecto a las horas de uso, el cual no debe superar, en general, dos horas al día frente a la pantalla”, destaca.

A medida que estos niños crecen y van desarrollando la autonomía y una capacidad crítica, se pueden dar más libertades de uso. “En esto no hay reglas fijas, porque hay algunos que maduran mucho antes que otros. Yo diría que no hay una edad determinada, pero uno, como papá, sabe cuando le puede ir soltando un poco el hilo. Eso, en general, no es antes de la preadolescencia, es decir, entre los 12 y 14 años”, agrega. A esta misma edad se puede permitir que el niño comience a utilizar los chats y tenga su correo electrónico privado, ya que antes de eso es ideal tener uno familiar y compartido.

LOS PELIGROS DE LA RED

Con el pasar de los años, Internet se ha masificado y con él, los peligros que trae consigo. Generalmente los niños son los más afectados, ya que aún no desarrollan una mirada crítica frente a los contenidos que se les ofrece. Pero sin duda, la edad más complicada es la preadolescencia. “A esta edad, los padres aún los miran como niños chicos y por lo tanto no ejercen una supervisión importante, pero todavía no tienen muy desarrollada la capacidad de discriminar entre lo que es relevante y lo que no, por lo tanto son más vulnerables y pueden creer todo lo que sale en las páginas Web”, asegura el Dr. Moraga.

Con respecto a los peligros, el especialista señala que los principales y más dramáticos son tres: falta de desarrollo de habilidades sociales, exposición a la delincuencia y acceso a páginas que puedan contener material confundente.

“El primero y quizás el más significativo para nosotros los pediatras, es que el uso de Internet no prepara a los niños para enfrentar el mundo real. Pasan mucho tiempo hablando en un lenguaje que no hablarían normalmente y no interactúan persona a persona, porque detrás de la pantalla puedes ser cualquiera y no demuestras como eres y como estás. Ese es uno de los puntos que más nos complica porque no prepara socialmente a los niños, sino por el contrario, puede limitarlos”, hace ver.

Otro problema es la exposición de los menores a situaciones que pueden ser abrumadoras y que difícilmente saben manejar o comprender. Se ha hablado mucho del cyber bullying y del grooming – acoso por la red- que si bien se ha magnificado mucho, según el médico, en Chile no es tan dramático porque a pesar de que existen ciertos casos, éstos son puntuales. “Pero lo que más nos complica es el acceso a páginas con contenidos bastante agobiantes, no sólo por la parte pornográfica sino también por la violencia y las incitaciones a la falta de tolerancia. A eso hay que sumarle el tema de los chats y de las cámaras web, donde se les obliga a los menores a hacer cosas inadecuadas para su edad y después las suben a páginas donde las exponen”, añade.

El tercer punto importante son los delitos que se pueden realizar a través de la red, los cuales pueden ser desde robo o aprovechamiento de información confidencial hasta pedofilia. “Hoy, en Facebook por ejemplo, los niños ponen toda su información. Eso deja una ventana para quien quiera utilizar la información en forma inadecuada, lo haga de forma bastante fácil”, agrega.

Todo esto puede afectar a los niños psicológicamente. Sin embargo, también hay un factor físico de por medio: el sedentarismo. “Los niños pasan, en promedio, cuatro horas al día frente a una pantalla, ya sea en videojuegos, computador o televisión. Este uso aumenta al doble los fines de semana. Claramente esto no ayuda a la campaña de prevención de obesidad creciente que se está realizando en nuestro país, porque se supone que un niño no debería estar más de dos horas al día frente a una pantalla, lo que incluye juegos y búsqueda de información. El problema es que generalmente, en esas horas, los niños comen. Entonces se juntan dos problemas complicados”, señala.

EL ROL DE LOS PADRES

A pesar de que existen distintos programas que filtran la información de Internet, la manera más afectiva de proteger a los niños es mediante el control directo de sus padres. Más temprano que tarde, los niños se van a exponer a estas situaciones y deben contar con las herramientas para enfrentarlas

“Los padres deben preocuparse y meterse en el asunto. Hoy en día, Internet es una necesidad y un derecho tanto para grandes como para chicos. Los niños tienen el derecho a navegar seguros, a buscar información sin problemas y a acceder a la búsqueda de conocimientos y eso no puede estar filtrado. Los padres tienen que involucrarse en el sentido de ayudarlos a tener una mirada crítica, es decir, que no se crean a ojos cerrados todo lo que sale en Internet, porque muchos piensan que todo lo que aparece ahí es verdad y no es así”, destaca.

Asimismo, el especialista recomienda a los padres que acompañen a sus hijos mientras navegan. Pero para ello es fundamental que los mayores aprendan a utilizar Internet para tener las herramientas necesarias y puedan compartir con sus hijos, navegar juntos, aprender a mirar, discutir y criticar la información que están recibiendo.

Por lo tanto, no se trata de prohibir el uso de Internet, salvo en términos de horas al día utilizadas. Pero en términos cualitativos, los padres deben enseñarles a sus hijos a discriminar lo malo y a hacer una navegación eficiente y crítica: esos serán los mejores filtros y el mejor legado que los padres pueden entregar a sus hijos para que la navegación sea provechosa.

Otra recomendación efectiva es que el computador esté en un lugar visible y público dentro de la casa y no dentro de las piezas de los niños, porque de esa manera quedan muchos espacios para que haya una navegación sin un apoyo ni una orientación. “Cuando los hijos son más grandes, no hay mayores problemas, no porque no estén expuestos, sino porque, supuestamente, ha habido una conversación antes y el joven sabe discernir. Cuando se es más grande se apela al autocuidado, en cambio cuando son más chicos hay que protegerlos. Esto es lo mismo que mandarlos a la calle: uno no manda solo a los hijos chicos a la calle, hay que acompañarlos”, explica.

CONTROL PARENTAL

Actualmente existen distintos programas de control parental que limitan el acceso a algunas páginas y filtran la información que podría ser perjudicial para los niños. La mayoría de los softwares como Firefox o Explorer incluyen este programa, los cuales además se pueden bajar de Internet.

Pero esta preocupación de los padres se ha traspasado a las grandes empresas proveedoras de banda ancha. VTR, por ejemplo, inició la Campaña de Familia Atenta, la cual está orientada a entregar información sobre contenidos y recomendaciones de uso de la televisión, Internet y teléfono. Esto les da la oportunidad a sus clientes de acceder a servicios creados específicamente para proteger a sus hijos, tales como el sitio Navega Seguro (www.navegaseguro.cl), que posee una serie de recomendaciones para sacar el mejor partido a los beneficios de la red. Además, ha dispuesto un compromiso de navegación para la familia, que permite establecer reglas relativas al uso, frecuencia y entrega de información personal en Internet.

La revista PC Magazine, escogió los mejores navegadores de Internet para los más pequeños. Estos son: Hoopah, Peanut Butter, KidZui y NoodleNet. Todos ellos están diseñados para la entretención del niño, la tranquilidad de los padres y lo mejor, se pueden bajar de Internet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: